ads here

POLINEGROS ASESINOS de "CABEZA" los MASACRARON y DIERON "TIRO de GRACIA" a VICTIMAS INOCENTES en REYNOSA

advertise here


“Nosotros somos de aquí, no nos disparen”, fueron los últimos gritos de las personas masacradas el miércoles en la colonia Petrolera de Reynosa, pero de nada les valió a cambio recibieron ráfagas de R-15 de parte de presuntos elementos de la Policía Estatal y los que lograron sobrevivir fueron ultimados con el tiro de gracia, indicaron los testigos. 

“Las seis víctimas acababan de salir de la empresa donde se elaboran todo tipo de tuberías, habían cerrado el portón y no tuvieron chance de regresar porque los elementos estatales les impidieron que se movieran”, esa es la versión de los vecinos de la colonia Petrolera quienes atestiguaron la múltiple ejecución. 

Los testigos de la masacre aseguraron que en esa zona nunca hubo fuego cruzado, los únicos que dispararon fueron los oficiales quienes en todo momento impidieron que los ahora occisos se pusieran a salvo o salieran de esa zona.

“Nosotros somos de aquí, aquí trabajamos y efectivamente ahí trabajaban, y varios policías los rodearon y a gritos les exigieron que pusieran sus manos en la nuca, de cualquier manera los rafaguearon y varios quedaron tendidos en el piso, pero a los vivos un uniformado se les acercó y les dio el tiro de gracia”, narró con rabia una de las vecinas que pidió el anonimato.
Asimismo relató que no hubo fuego cruzado, “no había intercambio de metralla, solamente había policías vestidos de negro y patrullas en la esquina de la calle Pánuco”.

“Las seis personas ni siquiera abandonaron el estacionamiento fueron ejecutados frente a la puerta que recién habían cerrado y prueba de ello son los impactos de bala que están a ras del piso y otros más están en la puerta de metal”, especificó la señora mientras se agarraba el crucifijo que colgaba de su cuello.

Otro de los testigos presenciales, un vecino de 44 años edad, sentenció que tras el fusilamiento de las víctimas, las autoridades pidieron refuerzos y de inmediato se llenó de más agentes y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional hicieron su arribo sólo para acordonar el área.

“Los policías comenzaron a brincarse bardas, entraban y salían de los patios de las casas en busca de presuntos delincuentes, pero en esa zona solamente había uniformados y la familia que fue masacrada cobardemente. 

“Le digo que fueron ejecutados todos tenían la cabeza reventada y fue porque les dieron el tiro de gracia y los cuerpos fueron levantados como si fueron los de unos delincuentes, es más no los levantaron, los arrastraron como bultos de tierra y ahí quedaron las manchas de sangre en el piso”, sentenció otro de los testigos de esta masacre.
Explicó que todos los vecinos se encerraron en sus domicilios por temor a ser vistos por los policías estatales que andaban desatados queriendo encontrar culpables, pero nadie abrió sus puertas.

“Fueron momentos de terror e incertidumbre porque nadie sabía que era lo que estaba pasando, sólo veíamos el movimiento de patrullas pero nunca vimos o escuchamos el mentado fuego cruzado”, finalizó el testigo que presenció todo a través de una rendija de su ventana.
Advertisement
BERIKAN KOMENTAR ()