ads here

VIDEO; “El Chapo” torturó al ex agente de la DEA, “Kiki” Camarena, afirman ex policías mexicanos a fiscales de EU

advertise here




Fiscales de la Oficina del Procurador Federal en Los Ángeles, California, Estados Unidos, podrían presentar nuevos cargos contra el narcotraficante sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo” por el asesinato de siete ciudadanos estadounidenses, entre ellos el agente de la Administración para el Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés), Enrique “Kiki” Camarena Salazar, según lo reportó la cadena de televisión WFAA, afiliada a ABC.

Tres ex policías mexicanos relataron y aseguraron a fiscales de la Oficina del Procurador Federal en Los Ángeles, California, que ellos vieron a Guzmán Loera participar en una matanza de siete ciudadanos estadounidenses a finales de 1984 y principios de 1985.

Uno de los testigos, el ex agente de la Policía Judicial de Jalisco, Jorge Godoy López, habló directamente con WFAA -un canal de televisión en el área metropolitana de Dallas-Fort Worth metroplex en Texas-, y detalló la supuesta participación de “El Chapo” en los asesinatos de los siete estadounidenses, mismos que ocurrieron durante un periodo de nueve semanas.

Godoy López, de 57 años de edad y quien reside en Estados Unidos como testigo protegido, dijo que aunque todavía teme por su vida, aceptó hablar y ser identificado por primera vez, asegurando jefes del Cártel de Guadalajara buscaron venganza por las redadas de drogas en 1984 que les causaron grandes pérdidas, incluida la quema de 10 mil toneladas de marihuana con valor estimado de cinco mil millones de dólares.



Albert Radelat, residente de Fort Worth, Texas, a principios de 1985, fue uno de los estadunidenses asesinados. Cuando se le preguntó por posibles cargos contra “El Chapo”, la hermana de Radelat, Lourdes, respondió: “Cuanto antes, mejor”.

Sin embargo, la Oficina del Procurador Federal de Estados Unidos en Los Ángeles no quiso hacer ningún comentario a la televisora. “Como probablemente sepa, no hacemos comentarios sobre investigaciones, que incluyen personas que no han sido acusadas”, dijo Thom Mrozek, vocero de la institución pública estadounidense.

Sin embargo, aunque ex líder del Cártel de Sinaloa está recluido en el Centro de Detención Metropolitano (MCC, por sus siglas en inglés), ubicado en Brooklyn, desde fue extraditado de México a Nueva York, el pasado 19 de enero del año pasado, acusado de 17 cargos criminales, entre ellos narcotráfico, liderar una organización criminal, conspirar para matar y lavado de dinero, entre otros, hasta ahora no enfrenta cargos de asesinato específicos.

En una acusación anterior, enfrentó cargos en Nueva York por una docena de asesinatos en México de 2000 a 2008. Los fiscales estadounidenses, sin embargo, retiraron esos cargos meses antes de su extradición de México, lo que ocurrió el último día de la administración del expresidente Barack Obama, recordó el medio texano.

Otro ex agente de la DEA, Héctor Berrellez, señaló que Godoy López y los otros dos expolicías mexicanos -de quienes no se dijo sus nombres y se negaron a hablar con el medio texano- se presentaron porque “El Chapo” no enfrenta cargos por el asesinato de ciudadanos estadounidenses.

“La Oficina del Procurador de Estados Unidos ahora está interesada en el caso y creo que es por la nueva administración [del presidente Donald Trump] que está allí”, dijo el ex agente antidrogas, quien ayudó a dirigir la investigación sobre el asesinato de “Kiki” Camarena.

Fuentes legales dijeron a la televisora texana que los procuradores federales pueden haber retirado los 12 cargos de homicidio previos contra “El Chapo”, porque las víctimas probablemente eran ciudadanos mexicanos asesinados en México.

Sin embargo, expertos consultados por el medio texano dijeron que no existe tal conflicto legal si los fiscales estadounidenses quisieran juzgar a “El Chapo” por el asesinato de ciudadanos de Estados Unidos en México.

La matanza de siete ciudadanos de EU, que involucró a Guzmán Loera, comenzó el 2 de diciembre de 1984, cuando el capo sinaloense ayudó a asesinar a cuatro estadounidenses, quienes “cometieron el error de llamar a la puerta de un capo de la droga,” dijo Godoy López.

Las víctimas fueron: Benjamín Mascareñas, de 29 años de edad; su esposa Pat, de 27; Dennis Carlson, de 32; y su esposa Rose, de 36 años; todos eran testigos de Jehová, quienes realizaban un viaje misionero en Guadalajara, Jalisco, y cuyos cuerpos nunca han sido recuperados.
Más asesinatos de ciudadanos estadounidenses ocurrieron el 30 de enero de 1985. En esta ocasión las víctimas fueron: John Walker, de 35 de edad, y Albert Radelat, de 33, quienes entraron en un restaurante de Guadalajara, lleno de miembros del Cártel homónimo.

Walker era un veterano de Vietnam y ganador de dos medallas al valor “Purple Hearts”, y estaba en Guadalajara escribiendo una novela. Decidió cenar con Radelat, un estudiante de odontología que estudiaba en la Universidad de Guadalajara (UdeG). El ex policía judicial, Godoy López, afirmó que estaba vigilando la puerta de entrada del restaurante “La Langosta”, cuando Walker y Radelat ingresaron.

Walker preguntó: “¿Puedo entrar?”. La respuesta fue: “Está cerrado y por favor, tiene que irse. Por favor, váyase”, recordó Godoy. Pero minutos después, mientras los dos estadounidenses comenzaban a alejarse, el capo de la droga Rafael Caro Quintero, ordenó que fueran llevados adentro, añadió el ex policía judicial jalisciense.

“[Walker y Radelat] pasaron junto a mí y dije: ‘Dios mío’, señaló Godoy López a WFAA, intuyendo que los dos ciudadanos estadounidenses estaban en peligro y probablemente fueron confundidos como agentes de la DEA, por lo que ambos fueron asesinados.

Una semana después, el 7 de febrero de 1985, “El Chapo” fue asignado para ayudar a secuestrar al piloto aviador de la extinta Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala Avelar, quien transportó al agente “Kiki” Camarena para localizar los campos de marihuana del Cártel de Guadalajara, contó Godoy López.

El piloto aviador fue llevado a la casa, donde el agente de la DEA “Kiki” Camarena, de 37 años de edad, ya estaba siendo torturado.

“Absolutamente, él [Guzmán Loera] los torturó a ambos”, aseveró Berrellez. “[‘El Chapo’] estuvo involucrado en la tortura física de Camarena”. El ex agente de la DEA, dijo que los ex policías judiciales mexicanos presenciaron cómo el ex líder del Cártel de Sinaloa disparó a los cuatro misioneros estadounidenses.

Asimismo, la televisora texana abundó que Phil Jordan, un ex agente especial de la DEA a cargo en Dallas, habló con los tres ex policías judiciales mexicanos y dijo que sus versiones sobre la participación de “El Chapo” en dichos asesinatos “son creíbles”.



La Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, informó el pasado 26 de abril, que la audiencia preliminar en el caso de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera fue aplazada para el próximo 26 de junio, misma que había sido programada de forma inicial por el juez Brian Cogan, para el 30 de mayo.

El juzgador informó que tanto el Gobierno estadounidense, como los representantes de Guzmán Loera, deben presentar una agenda conjunta de los temas que pretenden plantear durante la audiencia, previa al juicio para determinar el futuro legal del ex líder del Cártel de Sinaloa, y que comenzará el 5 de septiembre próximo.

Según el abogado defensor del capo sinaloense, Eduardo Balarezo, el juicio de “El Chapo” tendría una duración aproximada de unos tres meses. Antes, la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York escogerá a un jurado de 12 personas, mismas que se seleccionarán de entre 800 y mil prospectos.

Por su parte, el narcotraficante sinaloense Rafael Caro Quintero, alias “El Príncipe” o “Rafa”, uno de los principales capos de la droga en la década de los 80 del Siglo pasado, fue incluido el pasado 12 de abril en la lista de los “Diez Fugitivos Más Buscados” del Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI, por sus siglas en inglés), por ser el presunto autor intelectual del asesinato del agente antidrogas de Estados Unidos, “Kiki” Camarena, crimen por el que ya había purgado una condena de 29 años de prisión en México.

“El 30 de julio de 1992, la Corte de Distrito del Distrito Central de California emitió una orden federal de arresto, acusando a Caro Quintero de crímenes violentos en favor del crimen organizado, de conspiración para secuestrar a un agente federal, de secuestrar a un agente federal, de asesinar a un agente federal, de ayudar, instigar y ser cómplice después de ese hecho”, indicó el Gobierno estadounidense.

“Hoy, junto con nuestros socios federales de la DEA, del Servicio de Alguaciles y del Departamento de Estado, estamos comprometidos a llevar ante la justicia a este criminal peligroso y líder de un cártel, quien es responsable del asesinato brutal de un agente de la DEA”, dijo el Director Adjunto del FBI, David L. Bowdich.

“El agente especial Camarena estaba dedicado a detener el narcotráfico y a romper el círculo de delitos relacionados con las drogas. Él mostró gran valentía para ir tras los narcotraficantes más violentos. Y es precisamente por esta valentía y entrega que no vamos a dejar de buscar a Caro Quintero sino hasta que demos con él y lo pongamos tras las rejas, donde pertenece”, abundó Bowdich.

“La DEA agradece a todas las agencias federales encargadas de hacer cumplir la ley que se han comprometido a perseguir a Rafael Caro Quintero hasta el momento que sea capturado y devuelto a su lugar en prisión. ‘Kiki’ Camarena tiene un lugar especial en nuestros corazones y su sacrificio siempre será recordado por los hombres y mujeres de la DEA que todos los días llevan a cabo nuestra misión”, señaló, por su parte, el Administrador Interino de la Agencia Antidrogas estadounidense, Robert W. Patterson.

Por su parte, el Director Asociado de Operaciones de los Alguaciles Federales de los Estados Unidos, Derrick Driscoll, dijo que: “Los alguaciles federales siguen firmes en la búsqueda de justicia para nuestro hermano, el Agente Especial de la DEA ‘Kiki’ Camarena. Continuaremos aprovechando todos los recursos y trabajando con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley, aquí y en México, para desarrollar la información que conducirá a la captura de Rafael Caro Quintero”.

“Cualquier persona con información sobre Caro Quintero no debe tomar ninguna acción por su cuenta, sino debe ponerse en contacto inmediatamente con la Embajada o el Consulado de Estados Unidos más cercano”, indicó el Gobierno estadounidense sobre la recompensa de 20 millones de dólares que lleve a la captura del sinaloense.

En julio del 2016, en una entrevista publicada por el semanario Proceso, el capo sinaloense había dicho, también, que ya no pertenecía al narcotráfico y que no mató a Enrique “Kiki” Camarena, además de que no estaba en guerra, ni con “El Chapo”, ni con Ismael Zambada García, “El Mayo”.

“En noviembre de 1984, las autoridades mexicanas allanaron una plantación de 2 mil 500 acres de mariguana, propiedad de Caro Quintero. El Cártel de Guadalajara culpó al agente especial Camarena por la redada y decidió tomar represalias”, abundó el Gobierno estadounidense.

“El agente especial Camarena, un ex marino, bombero, oficial de policía y alguacil adjunto, estuvo muy cerca de descubrir una ruta de millones de dólares para para transportar drogas por un millón de dólares de México a los Estados Unidos en 1985”, señaló el Gobierno de EU.

“Kiki” Camarena y el piloto aviador de la extinta Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala Avelar, fueron secuestrados por un grupo de hombres armados el 7 de febrero de 1985, en Jalisco. Un mes después sus cuerpos fueron hallados en un rancho del estado de Michoacán, con señales de tortura.

“Antes de que pudiera exponer las operaciones de narcotráfico, fue secuestrado en ruta a almorzar con su esposa el 7 de febrero de 1985 en Guadalajara, Jalisco. Supuestamente, las órdenes directas del secuestro fueron dadas por Caro Quintero”, indicó el Gobierno de EU.

“Camarena fue rodeado por cinco hombres armados que lo arrojaron dentro de un automóvil y se lo llevaron. Se cree que Camarena murió a los dos o tres días de su secuestro, pero su cuerpo no fue encontrado sino hasta el 5 de marzo de 1985. Sobreviven al agente especial Camarena su esposa y sus tres hijos.”, abundó el Gobierno de EU.
Advertisement
BERIKAN KOMENTAR ()